Arrel de la web > Comissions > Territori > Las quemas de paja del arroz vuelven al marjal

Levante-EMV

Las quemas de paja del arroz vuelven al marjal

Representantes sindicales y de las cooperativas se reúnen hoy con el Consell para concretar el pacto

dimecres 10 de setembre de 2014, per  AE-Agró

El Consell volverá a autorizar este año la quema de la paja del arroz. Representantes sectoriales de los sindicatos La Unió de Llauradors y Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) se reunirán hoy con el secretario autonómico de Agricultura, Alfredo González, para concretar el acuerdo. La federación de Cooperativas Agroalimentarias de la Comunidad Valenciana también ha sido convocada. La Generalitat está dispuesta a reanudar las quemas "de manera excepcional y en áreas reducidas y muy delimitadas, con la debida autorización y de forma controlada".

E.MELERO, M.VÁZQUEZ, L.JIMÉNEZ | SUECA, MASSANASSA, VALENCIA

A favor de esta decisión juega ahora "la ausencia de condicionalidad de la Unión Europea, dado que no hay pago de la Política Agraria Común (PAC) para el arroz para este año, y la presencia de una planta, la Leersia oryzoide, que destruye la cosecha del arroz, contribuyendo a su eliminación", aclara la Conselleria de Agricultura.

La quema de la paja es una práctica que se ha realizado tradicionalmente y entre otras ventajas "elimina en gran medida la semilla de las malas hierbas, lo que conlleva que el año siguiente se tenga que utilizar menos productos, y consecuentemente se reducen los gastos, y se depende menos de los plaguicidas", sostiene el responsable del sector arrocero de La Unió, Enric Bellido. "Al mismo tiempo, contribuye a eliminar gran cantidad de esporas de los hongos, uno de los principales problemas que tiene actualmente el arroz", añadió.

Bellido también recordó que la Leersia oryzoides "no se puede combatir actualmente con los productos que conocemos". Por ello, han pedido a los responsables de la conselleria quemas controladas en aquellas parcelas donde tiene más presencia esta hierba.

Otro de los argumentos defendidos por La Unió para que se les autorice a quemar los rastrojos es que "la gran cantidad de materia orgánica que se está depositando en la tierra, ya que año tras año se va acumulando la paja en el subsuelo". Además, insistió Bellido, "desde que se prohibió la quema, coincidiendo con el actual Programa de Desarrollo Rural (PDR), surgieron una serie de problemas como la pudrición de las aguas por falta de oxígeno debido al efecto que se produce al descomponerse la paja". La Unió espera que la autorización sea general para todo el Parc Natural de l’Albufera, aunque intuye que la propuesta que baraja la conselleria es limitar esa autorización a zonas más próximas al lago.

Por su parte, el delegado local de AVA-ASAJA en Sueca, Juan Meseguer, considera imprescindible que se autoricen las quemas "porque se están creando problemas fitosanitarios que complican el cultivo del arroz, además de la proliferación de hongos y mosquitos", apuntó. Y observó que "con la práctica de la quema, sin saberlo, se controlaban una serie de plagas y problemas que han aparecido desde que no se quema".

Massanassa considera escaso el terreno en el que se podrá encender

Pascual Alapont, el presidente de la cooperativa arrocera de Massanassa, la segunda en movimiento de cereal por detrás de la de Sueca, calificó ayer de "muy positiva" la nueva postura de la conselleria, aunque tildó de "insuficiente" el terreno en el que se podrá incendiar la paja. "Sólo podrán quemar los tancats ubicados a un metro en torno al lago de l’Albufera, lo que supone muy poca superficie para todo el suelo que ocupa el marjal", aseguró.

Aún así, la medida, en caso de ponerse definitivamente en marcha, será "un balón de oxígeno" para los arroceros y para la propia Albufera, cuya flora y fauna "se ahogaba" durante los últimos años como consecuencia del vertido de agua contaminada de metano por la descomposición de la paja.

Silla será el municipio más afectado por la quema de la paja del arroz, puesto que es la localidad que más terreno tiene en el entorno del lago. No obstante, los agricultores de Massanassa, Alfafar y Catarroja también se verán beneficiados, aunque en menor medida, por la autorización para volver a prender fuego a los desechos del cereal.

Para Alapont, lo ideal sería "volver a la quema tradicional, pero nadie quiere ni oír hablar de ello". Pese a todo, ve en la medida una especie de "prueba" que "confirmará" que en Valencia "lo mejor es quemar la paja del arroz, como se ha hecho durante décadas".

AE-Agró: "Es una decisión terrible e innecesaria"

La organización Acció Ecologista-Agró de Valencia califica la decisión de la conselleria de "terrible e innecesaria". Para Víctor Navarro, portavoz de la organización en el área de l’Albufera, "esto demuestra una falta de gestión, de transparencia y de comunicación", puesto que el viernes pasado participó en la reunión de la Junta Rectora del parque natural, en la que estuvieron representantes de la conselleria y de la comunidad de arroceros, "y el tema se trató de forma marginal" en el apartado de "ruegos y preguntas" y "nadie comentó nada de esto", lamenta. Así es que, cuando la Generalitat haga oficial esta información "tomaremos las medidas necesarias" para impedir que ocurra. "La última vez que quemaron hubo incidencias respiratorias en los ambulatorios", por lo que considera que el tema es de "salud pública" y además genera problemas medioambientales en el entorno natural protegido.

Soluciones que no cuajan

Desde que la Unión Europea prohibiera la quema de la paja del arroz en los campos de cultivo de l’Albufera, los intentos para solucionar la acumulación de miles de toneladas de paja han sido de lo más variopintos, y siempre acompañados de polémicas. Mientras la quema genera emisiones de efecto invernadero a la atmósfera y problemas de salud pública para algunos, la acumulación de la paja provoca la mortandad en los peces del lago y la proliferación de plagas en los campos.

Desde que los agricultores no pueden eliminar los residuos mediante la incineración, los intentos para dar soluciones al conflicto han pasado por la denominada Guía de la Condicionalidad de la PAC (que justo ahora se encuentra en proceso de renovación para el período 2014-2020) que permite, por el momento, la quema autorizada de rastrojos por motivos fitosanitarios, aunque las afecciones que provoca el humo restan importancia a esta opción. Otra solución ha sido fanguear las parcelas, porque la paja se mezcla con el barro y sirve de abono natural. Es la menos costosa. Por último, en los últimos años se han realizado experimentos exitosos para reutilizar la paja del arroz, aunque precisan de una fuerte inversión inicial.

Después de todas las subvenciones comunitarias para evitar la quema y las alternativas propuestas, la quema vuelve a l’Albufera.

ENTRA EN ACCIÓ AMB AE-AGRÓ


Veure en línia : La cobdícia i la incompetència podrixen l’Albufera

Un missatge, un comentari?

Fòrum per subscripció

Per participar al fòrum, us heu de registrar prèviament. Si ja n'esteu, escriviu a continuació l'identifcador que us ha estat proporcionat. Si encara no ho heu fet, heu d' inscriure's.

Connexióinscriure'scontrasenya oblidada?

Inici
Biodiversitat

Darrers articles

Darrers articles