Arrel de la web > Campanyes > Pla Eòlic de la Comunitat Valenciana

Pla Eòlic de la Comunitat Valenciana

Con esta nota introductoria se abre una sección en la web dedicada a la campaña que desde diversos sectores, entre ellos Accio Ecologista-AGRO, se está desarrollando desde hace años contra el Plan Eólico de la Comunitat Valenciana. (PECV)

Se trata de un asunto complejo por la gran cantidad de derivaciones, perspectivas y líneas de trabajo que han brotado a su alrededor, y las que pueden aparecer en el futuro, y consideramos necesario ofrecer una pequeña guía para orientación de quienes estéis interesados en el tema.

La incorporación de AE-A a la batalla contra el PECV se remonta al año 2003, cuando se presentaron alegaciones contra el Plan Especial que ordenaba la Zona Eólica número 3 (Ares del Maestre, Vilafranca, Castellfort, Portell de Morella). La intervención no pasó de ahí pero en febrero de 2007 volvió por el local el incansable Joan Barreda (Vilafranca) y otros colegas de la misma Zona con una muy mala noticia: pese a la oposición de un grupo de gente repartida por todo el País, pese a desarrollar una actividad febril de escritos, comunicados, denuncias, reuniones, etc....(algún día habrá que hacer un homenaje a estas personas, lo digo en serio) el PECV avanzaba de manera inexorable: tres zonas ya estaban en funcionamiento (Zonas 1, 2 y 3), la Zona 6 se encontraba en plena ejecución y en el resto se cumplían trámites y plazos a toda velocidad; no obstante, zonas como la 5, la 9 y las 13, 14 y 15, se encontraban estancadas debido a la presencia de una oposición fuerte de ciudadanos (9 y 14) y, en algunos casos (Zona 15, principalmente), alcaldes de los municipios afectados.

En esta ocasión ya no se trataba de elaborar un escrito de alegaciones, sino de incorporarse plenamente al frente de rechazo aportando nuestra experiencia organizativa, nuestros medios y conocimientos sobre el País Valenciano y sus conflictos medioambientales, sobre su territorio, sobre estrategias de desarrollo del mundo rural, etc... Tras compartir una intervención en el Club Diario Levante que sirvió para ponernos al día del estado de la cuestión, decidimos “meternos en harina”; celebramos varias reuniones todos los interesados y llegamos a acuerdos sobre las líneas generales de actuación. El panorama de partida era el siguiente:

  • De las 15 zonas que componen el PECV (la zona es una circunscripción territorial seleccionada por la supuesta presencia de la materia prima: viento con una velocidad y constancia que asegura la rentabilidad energética y económica de la instalación) se contaba con grupos de oposición a los parques con ganas de coordinarse en las zonas 3 (pese a estar ya ejecutada), 6, 7, 8, 9 y 14.
  • El rechazo social a los parques eólicos se había puesto claramente de manifiesto en la zona 14 (El Comtat), y con menor intensidad y capacidad de organización en las zonas 9 (un frente que abarca desde Gestalgar, Chiva y Siete Aguas hasta el límite con Castilla-La Mancha), las zonas 7 y 8 (lo que podríamos llamar la Ruta Eólica del Turia) y la zona 6 (el Alto Palancia, más o menos).
  • Tras varios años de intensa actividad se habían presentado alegaciones (hasta 30.000 firmas en la zona 14 y bastante numerosas en la zona 9) y escritos de protesta a la Generalitat, denuncias al Síndic de Greuges, a la Fiscalía, a los Ministerios de Medio Ambiente e Industria, al Defensor del Pueblo; de todas estas instituciones y organismos solo se había conseguido el respaldo claro del Síndic. No obstante, lo más efectivo a medio plazo resultó ser la denuncia que se dirigió a la Comisión Europea y al Comité de Peticiones del Parlamento Europeo. Hay que añadir que la labor de difusión entre los medios de comunicación, entre los alcaldes de los municipios afectados y a través de conferencias y actos públicos fue muy intensa

En las reuniones se vio que había mucho trabajo realizado pero, quizá, pocos resultados tangibles, de ahí la necesidad de reorientar la actividad, establecer una estrategia clara y buscar una mayor eficacia en las actuaciones. Había que “institucionalizar” la coordinación entre las distintas zonas, para optimizar los medios disponibles, evitar repeticiones y contradicciones y aparecer ante las administraciones públicas y ante la opinión con una voz identificable y reconocible: de ahí nació la Asociación para un Desarrollo Eólico Sostenible (ADES) en la que estamos representados todos los grupos y organizaciones que quieren actuar coordinadamente, sin por ello, perder la independencia de actuación.

También se vio la necesidad de centrar los esfuerzos en los temas sobre los que había acuerdo y dejar de lado aquellos aspectos de la cuestión para los que no había suficiente consenso (el debate estrictamente energético no estaba elaborado y no era fácil de transmitir a la ciudadanía): se decidió que la actividad de oposición se dirigía contra el Plan en su conjunto, no solo contra el problema de una determinada zona (se rechazó la presencia de actores individuales en defensa de sus intereses particulares) y que la tarea de oposición se basaría fundamentalmente en los problemas medioambientales que se derivaban de la ejecución del Plan. Finalmente, se vio la necesidad de empezar a actuar ante los Tribunales tanto por la vía contenciosa como penal así como de conseguir el apoyo de sectores sociales, especialmente urbanos, que quizá no entendieran que grupos defensores del medio ambiente se opusieran a la energía eólica.

Desde entonces se ha constituido la Asociación, se han presentado cuatro recursos contenciosos normales contra los Planes especiales de las zonas 6, 7, 8, y 12 y tres recursos especiales (por vía de hecho de la administración en las zonas 6, 8 y 12), se han interpuesto denuncias penales con diligencias previas abiertas en tres juzgados de Instrucción (por inicio de las obras irregular en las zonas 6, 8 y 12), se ha elaborado un Manifiesto contra las agresiones del PECV a la Red Natura 2000, que fue presentado a Camps y a dos consellerias acompañado de casi 300 firmas, entre ellas las de catedráticos, artistas, profesionales..., requiriendo una paralización del PECV y su adaptación a las Directivas de Hábitats y Aves de la Unión Europea, mientras se abastece de documentos a las investigaciones abiertas tanto por la Comisión Europea como por el Parlamento Europeo, todo ello sin dejar de mantener la misma actividad desarrollada hasta ahora, si bien al concentrar esfuerzos en pocas líneas estratégicas se están rentabilizando más las actuaciones.

Inici
Biodiversitat

Darrers articles

Darrers articles